Sello de Calidad
Portada » Patrimonio Camagüeyano » Camagüey Legendario » La Campana de Toledo

La Campana de Toledo

La Campana de Toledo Manifestación: Generales 

Desde agosto de 1994 pasó a formar parte del patrimonio de la cadena turística Rumbos, a raíz de su creación. Es la instalación insignia de la División de Camagüey y de la Dirección Territorial. Los clientes son acogidos y despedidos con un toque de campana.

Un poco de arquitectura y de historia

Doméstica fue la función generatriz de este inmueble. La casa, residencia del comerciante español y escribano público de Puerto Príncipe don Juan Alcántara González, fue levantada en 1748.

Con el tiempo, la casa sufrió transformaciones que alteraron notablemente su estructura. En 1985 fue reconstruida y destinada a la venta de infusiones —por lo que también se le conoció como la Casa del Té— y artículos de artesanía.

La fachada es de puntal alto con alero de tornapunta. Las puertas y ventanas, de carpintería española, están adinteladas con gruesos horcones de madera. Macizas pilastras seccionadas, con arranque de ornamentos, escoltan la puerta principal. Las ventanas tienen rejas de hierro, lo que evidencia transformaciones en el siglo XIX, con guardapolvos de molduras; y cuarterones sin ornamentos tallados. Un arco de medio punto separa el actual bar y la antigua sala, que es hoy un salón del restaurante, ambientado con muestras de la tradicional alfarería camagüeyana.

Su planta ha sido muy modificada, con desaparición de buena parte de área original en torno al patio. El otro salón del restaurante se encuentra en el colgadizo, de puntal bajo; los pies derechos ochavados, originalmente de madera dura, han sido sustituidos por piezas de hormigón.

Por sus características arquitectónicas, este inmueble es un ejemplo de las viviendas tradicionales principeñas, de influencia barroca, del denominado período representativo A.

Otros datos:

Localizada en la Plaza San Juan de Dios / Uso original: vivienda / Uso actual: restaurante.

Las primeras referencias de vivienda datan de 1735 y fue destinada para el escribano público y el Cabildo de la villa de Puerto de Príncipe, Juan Antonio de Alcántara y González. Con posterioridad sus descendientes heredaron la propiedad. Más adelante otras familias residieron en ella.

Resulta curioso el hecho de permanecer hasta nuestros días el pozo medianero dividido por la tapia de fondo de su patio interior que formaba una salida o zaguán con la amplia portada española a la Plaza de San Juan de Dios.

Posee dos puertas, la principal y una más pequeña, la del zaguán. La principal está enmarcada en vano adintelado, con pilastras truncadas, dos ventanas de tablero de cuatro cayos y barrotes de hierro de cinco cayos.

La planta es rectangular y el patio de grandes dimensiones se comunica con la plaza por una entrada que la separa de la contigua. Esta entrada en la actualidad ha sido aprovechada para dar un carácter más público al conjunto de estas dos edificaciones, que dan animación a la plaza San Juan de Dios.

El arco que divide la sala de la saleta, es de medio punto. La cubierta es de armadura a dos vertientes en la sala y tres en la habitación principal; el resto es de una vertiente.

Presenta en la parte posterior un cuerpo separado de la casa en la que inicialmente se previó ubicar algunos talleres de artesanos, así como los servicios sanitarios del conjunto.

Autor: Héctor Juárez Figueredo y www.adelante.cu