Finlay: más que Nobel, un sabio