Sello de Calidad
Portada » noticias » Música » Grupo La Cruzada compartió su música con los camagüeyanos

Grupo La Cruzada compartió su música con los camagüeyanos

La Cruzada, Foto: Orlando Durán Hernández/Adelante

Camagüey- En Cuba varias agrupaciones hacen música urbana, mezclan el merengue y el jazz con la música electrónica. Por eso destacan Yissy García, Yassek Manzano, Albertico Lezcay, Roberto Fonseca y Temperamento, entre otros. Pero esta semana Camagüey fue testigo y cómplice de un grupo jovencísimo, denominado La Cruzada, que con el performance musical y espacios teóricos señalan la brecha entre la creación y la falta de visión de la academia.

Hablar de música urbana genera ciertos prejuicios, porque de ambos términos se han apropiado los reguetoneros, de ahí que otros artistas rehuyen de esa clasificación. En ese sentido, Neris González, en quien encontramos el curioso caso de una musicóloga que se desempeña como representante de La Cruzada, ofreció en Camagüey las coordenadas que de a poco ha logrado trazar. Por tanto define la música urbana como aquella que surge en las grandes ciudades, con un fuerte componente tecnológico, debido al desarrollo de los softwares y las plataformas de creación musical.

Hay una carencia notable en la bibliografía acerca del tema, pues no existen aún libros, sino pequeños trabajos en la web donde se plantea que el componente geográfico es muy importante a la hora de estudiar esta nueva estética musical, que engloba elementos del hip hop y reguetón; además, incluye otros componentes como el dance hall, el reggae y otros géneros que tienen que ver con la música electrónica.

En el panel moderado por Neris en la Sala Canal 11 de la Casa del Joven Creador fluyeron aristas interesantes, desde la experiencia de La Cruzada, constituida como banda el 31 de marzo del 2016, pero que existía como proyecto desde el 2008, entonces integrado por el director y rapero Gustavo González (G-Rhymes), y el disc-jockey Rodney García (Ró).

Ambos fundadores se han acercado de manera empírica porque Gustavo es ingeniero industrial y Ronney, diseñador industrial; sin embargo, escucharlos resulta esclarecedor. El primero considera la música urbana como una categoría que surgió para separar un tipo de música en los premios Grammy, desarrollada por artistas como Don Omar o Daddy Yankee. En esa categoría se comienza a incluir la música electrónica.

Ya son evidentes dos vertientes o líneas. Una utiliza el componente netamente electrónico como la música house o el dup; y otra donde esas tecnologías se fusionan con el sonido y la interpretación en vivo de instrumentistas, y se mezclan con otros géneros como el jazz.

No obstante, debe considerarse, como enfatizó Rodney, la terminología de música urbana que se manejaba en Europa con la creación de las máquinas de cintas, a los samples, comenzaron los sonidos industriales de las máquinas de vapor que utilizaban los músicos de academia para enriquecer sus grabaciones con nuevos sonidos de la calle; además, el desarrollo de los discos de vinilo, el hip hop y el reggae, y particularmente en Jamaica el dup, que toma mucha fuerza ya desde la década del ‘70.

Se debatió una idea esencial: la calidad de esas propuestas musicales y cuán aportativo debe ser, independientemente del recurso del cual te apropies para hacer tu obra. La Cruzada utiliza músicos de academia, con diferentes estilos interpretativos, mezclados y apoyando la propuesta electrónica.

Comparto la preocupación de Neris, ante tanta imitación de patrones de Estados Unidos o de Puerto Rico. Es imprescindible que la música urbana que se hace en Cuba vaya a las raíces, a lo que nos identifica y nos desmarca, porque nuestro país es muy rico en géneros, estilos y propuestas propias. Buenos ejemplos son Golpe Seco, de Santiago de Cuba, y Zona Franca, de Guantánamo, que fusionan con el changüí, el nengón y el kiribá.

La Cruzada se acerca a lo urbano desde la comunión de lo electrónico y lo acústico. En sus temas utilizan elementos del dancehall, el dup y el twerk. Usan patrones electrónicos y los mezclan con ritmos identitarios cubanos; se nutren del rap, del jazz, de la rumba, del pilón, del changüí, del componente electrónico y de la timba.

Por su hechura no es difícil avizorar que La Cruzada trascenderá porque vindica el color del sonido y la realidad cultural, porque sus textos rescatan valores, y denota sinceridad y compromiso de lo que sus integrantes sienten y transmiten.

Autor: Heidy Cepero Recorder

Fuente: Adelante Digital

Tomado de: http://www.adelante.cu/

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.