Sello de Calidad
Portada » instituciones_culturales » Cine Municipal de Guáimaro

Cine Municipal de Guáimaro

Cine Municipal de Guáimaro Institución Cultural: Salas de Cine 

Los Cines de Guáimaro están ubicados en la cabecera municipal, el Consejo Popular de Cascorro y el Consejo Popular de Pueblo Nuevo. Otro espacio para los cinefilos resultan las salas de video; una en Guáimaro y la otra en el Consejo popular de Camalote.

Historia:

El Cine-teatro Guáimaro fue inaugurado en el año 1918 y desde sus inicio compartió sus actividades entre el cine y el teatro, su edificio inicial estuvo funcionando hasta 1958 año en el que se construye un moderno edificio en el mismo sitio adaptado sólo como cine.

En el año 1989 se le vuelva a colocar al cine Guáimaro un escenario para ampliar su actividad a la de teatro y espectáculos y en el 2004 se acondiciona también como sala de video, es la institución cultural guaimareña de más larga vida y presencia en la comunidad.

A los veintiún años de que el Diario de la Marina, anunciara un nuevo espectáculo, el cinematógrafo Lumiere en La Habana, en  el remoto Guáimaro, en el lejano Guáimaro como alguna llamó el poeta Eliseo Diego a esta villa, se puso en funcionamiento el Cine – Teatro Guáimaro, ya llevaba como un conjuro por delante lo de cine.

Con la construcción del inmueble se afianzaría el aún novedoso y mirífico invento del cine a  la ciudad. Manuel López Fernández un hombre de negocios pero también un promotor de actividades culturales e intelectuales fue el inversionista  para levantar el cine – teatro, él ya era dueño en la ciudad de Camagüey del  cine Social y en los alrededores de Guáimaro poseía la Finca La Luisa

Pero la historia de éste arte en Guáimaro no comienza en 1918 con la inauguración del  Cine – Teatro Guáimaro pues ya desde la sociedad de instrucción y recreo La Luz para blancos fundada en 1902 y en el local donde comenzó  sus actividades en la calle Martí entre avenida de la Libertad y Máximo Gómez, se exhibieron películas entre ellas  El Rescate de Sanguily un filme de 1917  dirigido por el pionero del cine nacional Enrique Díaz Quesada , así como otras producciones nacionales como la cinta silente de dos rollos Amor y  arena. Por  lo que las salas de la Sociedad La Luz fue el primer sitio donde se exhibió cine en la villa Cuna de la Constitución.

Resulta significativo para la historia del cine en Guáimaro que la inauguración del cine – teatro  se realizara no con una obra teatral sino con una película, y se trató de la cinta silente El Teléfono de la Muerte. A Guáimaro había llegado el servicio eléctrico en el año 1917 con un a planta instalada en la calle Nuevitas esquina a Magín Díaz pero su generación era deficiente y por ello en el cine – teatro Guáimaro se  instaló un planta Delco de diesel que le servia mejor como fuente de alimentación a los equipos cinematográficos.

Por otra parte el equipamiento de la época  era todavía muy rudimentario y para cambiar de rollo se producía un impasse  de tiempo que era rellenado con la actuación de músicos locales o con la proyección de vistas fijas, a estos procesos se les llamaba tapar el bache

A principios de la década del 30 el cine – teatro cierra sus puertas y a los pocos meses es arrendado el inmueble por Pedro Martínez el que reinicia las funciones cinematográficas, este señor pasa el arrendamiento del cine – teatro Guáimaro a Ramón García y Luis Beltran los que sistematizan las proyecciones de seriales y oestes como atracción fundamental, para esa época contaban con un solo proyector marca Pathe pero después encargaron a Boston dos proyectores portátiles de tipo Devry igual a los que utilizaba entonces la marina norteamericana. Estos equipos permitieron  pensar en expansionar  el negocio y las proyecciones de cine y así probaron extender las funciones hasta el poblado de Palo Seco apoyándose en un chofer de alquiler de Guáimaro llamado Enrique Levys.

Con la llegada del cine sonoro la tecnología se modernizó y pasa a ser proyeccionista profesional del cine – teatro Guáimaro Mérico Quintela y se ampliaron las funciones desde la ciudad hasta Cascorro, Sibanicú y Hatuey.

La empresa que accionaba el cine – teatro Guáimaro integrada por Luis Beltran y Ramón García se disuelve y éste último vende los proyectores y equipos de cine del teatro. En la década del 40 se hace cargo del cine – teatro Eladio Díaz Fontela  y Manuel Hernández (Carrucha), para entonces se le cambió la pantalla por un nueva pero se siguió proyectando con un viejo equipo Power dotado para  cine sonoro y el proyeccionista  era Evangelino Polo. En esos años se instaló en el cine un timbre que se tocaba por las tardes como anuncio de que esa noche habría función de cine  y no de otra cosa.

En la década del cincuenta pasa a ser dueño del cine – teatro Guáimaro Aris Orge Marrero y al triunfar la Revolución se transforma totalmente el inmueble y sólo se deja con su función de cine y el nuevo edificio  se configura al estilo racionalista  uno de los primeros responsables del cine Guáimaro en los años iniciales de la Revolución fue Alfonso Acevedo. Posteriormente se amplio el cine a una red de cine- móvil de 16 milímetros  con equipos móviles y aerocines en diversos puntos como Martí, Cuatro Caminos, Camalote, El Caimito etc., el director de esa actividad durante más de veinte años  fue Rafael  Hernández y el proyeccionista de más larga trayectoria Víctor  Cruz . A mediados de la década del 80 del siglo XX se crearon las salas de video una en Guáimaro y otra en Camalote para explotar las nuevas tecnologías audiovisuales.

En Cascorro además de las proyecciones  que se realizaban  enviadas desde otros sitios como Guáimaro también se exhibieron películas en la Sociedad La Alianza y luego el  teatro Tania se convirtió en Cine Hanoi y  al crearse la nueva comunidad de Pueblo Nuevo se doto para su inauguración de un cine que comenzó a funcionar el 10 de abril del año 1975. Al comenzar los años 90 del siglo XX  toda la actividad de cien en el municipio pasó a ser regida por el Centro Municipal de Cine dirigido primero por Eduardo Vento y luego por Mercedes Fernández Suárez.