Sello de Calidad
Portada » articulos » Literatura » Verdades que emanan del Espejo de Paciencia

Verdades que emanan del Espejo de Paciencia

Espejo de Paciencia

Desde inicios del año 2009, por iniciativas del autor, un grupo de intelectuales camagüeyanos venimos promocionando, con la aprobación unánime de los miembros y directivos de la Filial regional de la UNEAC, sea reconocida y declarada, oficialmente, la actual ciudad de Camagüey —otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe—como Cuna de la literatura cubana dado el aval histórico y cultural que tiene, con documentos fehacientes, a partir de 1570 hasta la actualidad. Currículum que nace con el poema épico-histórico Espejo de Paciencia (1608) de Silvestre de Balboa, acompañado de seis sonetistas principeños, y se engrosa en los siglos XIX, entre otros, con Gertrudis Gómez de Avellaneda y Aurelia Castillo; en el XX con Nicolás Guillén, Emilio Ballagas, etc. dándose continuación en el XXI con una pléyade de cultas mujeres y hombres que brillan en el firmamento nacional e internacional.

Pero… Existen impedimentos para ello. Pues llevamos ocho años instando, a todos los niveles y con fundamentos teóricos-documentales, sin una definición diáfana. ¿Por qué?

Ami juicio y después de llevar veinticinco años en este litigio literario, aprecio que uno de los motivos esenciales es que desde sus inicios en 1838, cuando se dieron las primeras noticias del poema, Balboa y los sonetistas, los juicios fueron dirigidos a valorar la credibilidad, calidad y técnica del poema. Sin tenerse en cuenta, en ningún momento y por más de siglo y medio, al creador de la elegía; aun Silvestre de Balboa, poeta y emigrante. Desconociéndose, incluso, el medio en que había nacido y formó su juventud —incluyendo la lírica y su oficio—así como la idiosincrasia del lugar donde fue escrita la obra.

Con otro detalle comprobado: los críticos e intelectuales que analizaron el poema; a Balboa y los sonetistas, lo hicieron sin disponer de datos fidedignos pues quien primero ofrece noticias veraces de Balboa, en Madrid el año 1932, es el erudito canario Agustín Millares Carlos al dar a conocer la Fe de bautismo de Balboa y el proceso de Limpieza de Sangre seguido por la Santa Inquisición a los ascendientes de su hijo Juan de Balboa, clérigo, en 1655. Informaciones que no se conocieron en Cuba hasta que fue publicado, en 1962, por el Dr. Cintio Vitier en su texto: Silvestre de Balboa. Espejo de paciencia. Edición Facsímil.

Defectos que, obviamente, se reflejó en la enseñanza de esos tiempos. Formándose nuevos pedagogos e intelectuales —por ende generaciones populares—con importantes dubitaciones en el Espejo y su autor que perduran hasta la fecha.

Además de aducirse, elemento frecuente en que se escudan no pocos censores, que del poema de Balboa no existe un original pues, las noticias, se han fundamentado en una copia transcripta de la obra inicial. Pero ello no es óbice, como puede suceder en cualquier otro escrito o documento histórico de antes o ahora, para su credibilidad. Es una limitante pero no un apotegma. Existen formas y métodos, más con las técnicas modernas, que nos acercan a un veredicto imparcial.

Causas concurrentes para haberme decidido al estudio, no divulgado hasta ahora, que incursiona en verdades etéreas contenidas en la obra prima de la lírica cubana. El cual se sustenta en analizar el contenido del poema Espejo de paciencia (componentes, nombres de personas, naturalidades, encuentros personales, vecindades, cargos, lugares geográficos, etc.) para compararlos contra cientos de documentos oficiales del siglo XVI e inicio del XVII, que he obtenido personalmente en el Archivo General de Indias con sede en Sevilla, España, y otros archivos hispanos a los efectos de homologar su veracidad.

Veamos, aunque de forma sucinta por razones de espacio, variados aspectos de esa comparación.

En la Presentacióndel Espejo de pacienciase menciona al capitán Gilberto de Girón como el pirata que secuestra al obispo de Cuba fray Juan de las Cabezas Altamirano en el puerto de Manzanillo en el año 1604; se dice que su autor es Silvestre de Balboa y Troya y que es natural de la isla de Gran Canaria así como vecino de la villa de Puerto del Príncipe.

Confirmación con documentos existentes: El secuestro y rescate del obispo Altamirano ocurrió, en efecto, en abril de 1604. Lo demuestra el Informativo del 30 de mayo de 1604 ordenado para investigar las causas, lugares, formas, daños y consecuencias del incidente a los efectos de enviar el resultado al gobernador de Cuba (entonces el general de galeones Pedro de Valdés y Menéndez de Lavandera) y el Consejo de Indias cuerpo asesor del rey de España Felipe III. El Informativo, conformado por 34 folios u hojas, contiene las declaraciones firmadas bajo juramento y ante escribanos públicos de Bayamo de seis testigos participantes de los hechos. Fuente que lo avala: Archivo General de Indias (AGI): Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1.

El propio documento especifica que el secuestrador era un capitán francés, pirata, de nombre Gilberto de Girón; que el secuestrado fue el obispo de Cuba Juan de las Cabezas Altamirano (en esos años obispo de la Isla); estuvo retenido en una nave pirata anclada en el puerto de Manzanillo así como que el hecho ocurrió entre finales de abril y el mes de mayo de 1604. Por su parte, Silvestre de Balboa, fue un personaje existente nacido en la isla de Gran Canaria, Islas Canarias, España. Su bautizo se efectuó en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria el miércoles 30 de junio de 1563 conforme su Fe de bautismo expedida por el Archivo Histórico Diocesano del Obispado de Canarias. Se radicó en Cuba en 1592 y se trasladó, como vecino oficial de la villa de Puerto Príncipe, hacia 1597. Donde fue su alcalde (antes de 1600), escribano público y de cabildo, creó familia y residió hasta 1649 año que se estima falleció. Fuentes que lo avalan, entre otras: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1 y 18 expedientes, todos en poder del autor, existentes en el AGI: Fondo Santo Domingo, legs. 30, 32, 33, 34 y 35.

Por su parte la carta-dedicatoria del poema, dirigida por Balboa al Obispo desde Puerto Príncipe con fecha 30 de julio de 1608, señala: […] Acuérdome, Príncipe Ilmo. que partiéndose V. S. de esta villa para la de Bayamo, me dio unas justa quejas, casi reprimiéndome del descuido de no haberle mostrado alguna cosa de esta pequeña gracia que dios me comunicó […]

Confirmación con documentos existentes: Según esta parte de la carta-dedicatoria existió, antes de escribirse Espejo de paciencia, un encuentro personal entre el prelado y el escribano canario en Puerto Príncipe. De este intercambio surgió el compromiso final del canario para realizar la obra dada a conocer con posterioridad. El encuentro sí se produjoya que el obispo en carta al rey le comunica el 28 de septiembre de 1607, diez meses antes de Espejo de paciencia, estar en Puerto Príncipe de visita pastoral antes de continuar para Bayamo. En ese mes y año Balboa residía en la villa principeña. Fuentes que lo avala, entre otras: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 50 y expedientes relacionados con Silvestre de Balboa ya citados.

El Espejo, a usanza de la época en que fue escrito, está precedido de seis sonetos laudatorios o de alabanza al autor, confeccionado por amigos y vecinos de Balboa. Ellos fueron: Soneto (I). Del capitán Pedro de la Torres Cifuentes (también aparece con Sifuentes). Soneto (II). Del alférez Cristóbal de la Coba Machicao. Soneto (III). De Bartolomé Sánchez, alcalde ordinario de esta villa. Soneto (IV). De Juan Rodríguez de Sifuentes, regidor de esta villa. Soneto (V). De Antonio Hernández, El viejo, natural de Canarias. Soneto (VI). Del alférez Lorenzo Laso de Vega y Cerda.

Confirmación de sus vecindades y cargos (los grados militares son de las milicias públicas) con documentos existentes: El Capitán Pedro de la Torre Sifontes, Autor del soneto I, era vecino de la villa de Santa María del Puerto del Príncipe en 1606. También al ocupar el oficio de escribano de esta villa, entre 1608 y 1619, cuando le es denegado, por el rey de España, el oficio a Silvestre de Balboa. Fuentes que lo avala: AGI. Santo Domingo, 130; Santo Domingo, 134y Santo Domingo, leg. 32, No. 28. Por su parte el Alférez Cristóbal de la Coba y Consuegra(también aparece comoy Machicao, apellido del padre, según costumbre de la época), Autor del soneto II, cuñado de Balboa, nació en 1579 y era vecino de la villa de Puerto del Príncipe. Fuentes que lo avala: AGI. Santo Domingo, 130; Santo Domingo, 134 y Santo Domingo 53 R. 1 No. 46. El Alcalde Bartolomé Sánchez, Autor del soneto III, también era vecino de Puerto Príncipe. Es la persona, de los que intervienen en Espejo de Paciencia, que después de Silvestre de Balboa manifiesta—con gran número de pruebas oficiales—su existencia. Fue vecino y alcalde de la villa de Puerto del Príncipe en diferentes años y se vio acusado de contrabandista (1606) y maltrato al fraile-presidente del convento de La Merced de la propia villa (1608). En otras actuaciones aparece en procesos legales como alcalde o simplemente de testigo. Fuentes que lo avala: AGI. Santo Domingo, 130; Santo Domingo, 134; Santo Domingo 53 R. 1 No. 46 así como otros. Regidor Juan Rodríguez de Sifuentes, Autor del soneto IV, vecino de Puerto Príncipe. Fue regidor perpetuo de la villa de Puerto Príncipe desde 1600. Alcalde ordinario de Puerto Príncipe en actuación legal de fecha 13 de agosto de 1601. Fuentes que

Antonio Hernández, El Viejo, Autor del soneto V, natural de Gran Canaria avecindado en Puerto Príncipe. En el soneto Antonio Hernández se declara canario. Al cantarle a Moya, parece ser natural de ese existente municipio en el norte de la isla de Gran Canaria. No he encontrado, hasta el momento, referencias documentales sobre este sonetista. 

Alférez Lorenzo Laso de Vega y Cerda, Autor del soneto VI, vecino de Puerto Príncipe. El otro sonetista del que no poseo, por ahora, pruebas documentales. Sin embargo, al dársele como descendiente del conquistador y fundador de Puerto Príncipe, Vasco Porcallo de Figueroa, su nombre aparece en libros genealógicos populares referidos a familias principeñas del siglo XVII.

Lo avala: AGI. Santo Domingo, leg. 310, N. 1;Santo Domingo, leg. 30, No. 16/1/1 verso y Santo Domingo,leg. 30, No. 16/1/1 verso.Antonio Hernández,El Viejo,Autor del soneto V, natural de Gran Canaria avecindado en Puerto Príncipe. En el soneto Antonio Hernández se declara canario. Alcantarle a Moya,parece ser natural de ese existente municipio en el norte de la isla de Gran Canaria. No he encontrado, hasta el momento, referencias documentales sobre este sonetista.Alférez Lorenzo Laso de Vega y Cerda, Autordel soneto VI,vecino de Puerto Príncipe. El otro sonetista del que no poseo, por ahora, pruebasdocumentales. Sin embargo, al dársele como descendiente del conquistador y fundador de Puerto Príncipe,Vasco Porcallo de Figueroa, su nombre aparece en libros genealógicospopulares referidos afamiliasprincipeñasdel siglo XVII.

Por su partealestudiarse los 1,193 versos que componen elEspejo, el cual se desglosa en dos cantos;el primero con 560 versos—en realidad 558 ya que en una octava le faltan dos versos—,el segundo de 635versos y un Motetefinal, otras verdadesbrotan a laluz. Veamosalgunas de ellas:

Lugares geográficos que semencionan en el poema Espejo de paciencia: Playa o puerto deManzanilla o Manzanillo, jurisdicción de Bayamo, hato de Yara, hacienda de Francisco de Parada, ríoBayamo, Canarias, Gran Canaria, Moya. En todos los casos coinciden con lugares existentes en los años delsuceso.Fuente quelo avala: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1.

Nombres de personajes del poema: Todos verídicos. Juan de las Cabezas Altamirano, obispo deCuba en 1604.Fuente, entre otras, que lo avalan: (AGI): Fondo Santo Domingo, leg. 152,r. 1.GilbertoGirón,capitán pirata. Nombre y apellido que da a conocer eltestigo vecino de Bayamo Jácome Milanés, quien hablaba francés por haber residido en Francia y se entrevistó con el pirata en la nave donde estabapreso el obispo, declarando haber entendido y oído que el nombre del pirata eraXilverto Giraudeon(comoaparece en la caligrafía del documento original),natural de Ferrera, lugar a seis leguas de París, y que había sido capitán de caballería en ese país. Posteriormente se hizo pirata y capitán de otros navíos dedicado a ese bandidaje.Fuente que lo avala: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1.GregorioRamos(vecino yalcalde de Bayamo, jefe del grupo de vecinos querescatan y vengan el secuestro del obispo).Fuente, entre otras, que lo avala: Su testimonio en 1604. AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152,r. 1.Canónigo FranciscoPuebla(Administrador de las haciendas y memorias de Francisco de Parada. De 40 años de edad. Vecinode Bayamo y secuestrado por Gilberto Girón. Estuvo de rehén durante un mes en la nave del pirata).Fuente que lo avala: Su testimonio en 1604. AGI: Fondo Santo Domingo,leg. 152, r.1.

Otras personas mencionadas en los versos del Canto Segundo del poemaEspejo de pacienciavecinosdeBayamo en 1604:Todos verídicos.Martín García(sargento del grupo de bayameses y vecinode la villa de 50 años), Jácome Milanés(vecino de Bayamo de 40 años),Melchor Pérez de Borroto(vecinode Bayamo de 25 años),Juan de Guerra(escribano público y de cabildo de Bayamo, con 31 años, partícipedel rescate del obispo y vecino de Bayamo), Gonzalo de Lagos,Gaspar Rodríguez, Miguel Batista, Baltasar de Lorenzana, Miguel de Herreray Gaspar de Araujo. Fuente que lo avala: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1.

Participación popular: Espejo de paciencia no tiene un héroe definido, sino varios personajes que impulsan la acción: el obispo Altamirano y el capitán Gilberto Girón en el primer canto; el mismo Girón y el alcalde Gregorio Ramos, en el segundo. Pero tanto en la primera parte como en la segunda es notoria la presencia del pueblo, integrado por una etnia abirragada de aborígenes (mal llamados indios), españoles, canarios, negros, criollos, etc. en un democrático concilio de sangre y alegría. Fuente que lo avala: AGI: Fondo Santo Domingo, leg. 152, r. 1. Martín García, el 4/6/1604, como testigo partícipe de los hechos, declara en ese documento: […] En compañía del alcalde Gregorio Ramos, Jácome Milanés, Gonzalo de Lagos y Gaspar Rodríguez, vecinos de esta villa de Bayamo, fuimos por todos los hatos y estancias juntando toda la gente que encontramos así españoles como indios y mulatos hasta llegar al hato de Yara donde se juntaron la cantidad de veinte y cinco personas entre los cuales había cuatro negros […]

Más todavía, a 413 años de todas estas realidades, se nos quiere endilgar que el Espejo"no existió" o fue "una creación"; "un invento programado" del grupo delmontino en 1838. Motivo por lo cual, al calor de mis estudios y resultados, aprecio que esos destacados literatos debieron tener cualidades prodigiosas al ofrecer noticias de naturalidades, ubicaciones geográficas, nombres de vecinos de Bayamo así como cargos auténticos para, otra excelsa aptitud, acertar con una precisión asombrosa —a 234 años, en 1838, de haber acontecido la gesta—en los hechos efectivos que ocurren y son descritos, con cognición y fraseología propia, cuatro años después por Silvestre de Balboa en su Espejo.

De ahí mi perseverancia, a lo canario o isleño, por romper la insostenible telilla que aún empaña esta obra literaria. Pues se puede alegar, con justa razón, que la literatura cultacubana tiene sus orígenes en el siglo XIX —con Félix Varela, José María Heredia, Domingo del Monte, etc. —pero sin dejar de reconocer que la literaria autóctona cubanatiene sus comienzos filológicos en la villa de Puerto del Príncipe a inicios del siglo XVII con Silvestre de Balboa, los seis sonetistas principeños y el Espejo de paciencia.

Villa que, evolucionada a la ciudad de Camagüey actual, siempre ha llamado la atención por su cultura, la idiosincrasia de sus habitantes, y la correcta forma de hablar el castellano además de ser origen de eminentes poetas e intelectuales que, de siempre, han dado carisma a esta excelsa región cubana.

Por ello aspirar a que se identifique a esta ciudad como Cuna de la literatura cubana, más que pretensión es un derecho que por historia y cultura, tiene el pueblo camagüeyano.

Ciudad de Camagüey, marzo 22 de 2017.

*Ingeniero, investigador histórico y escritor

Autor: Ramiro Manuel García Medina*

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.