Sello de Calidad
Portada » articulos » Artes Plásticas » Un animal tremendo II

Un animal tremendo II

Un animal tremendo II

Discursar sobre el tema mujer ha sido una constante del Arte desde que, a mediados del siglo IV a.n.e. los griegos abandonaron –definitivamente- el período heroico y comenzó la parte baja del llamado arte clásico, aquel que encumbró el intimismo y la carnalidad, la sensualidad y lo mundano.

Discursar sobre el tema mujer, a estas alturas, sobre todo, enunciarlo, parecería un pronunciamiento discriminatorio del género, sin embargo, no podemos negar que al menos, en el arte cubano, las persistencias del tema femenino, en cualesquiera que sean las manifestaciones artísticas, se manifiestan inexorablemente asociadas a aquellos mismos presupuestos que enarbolaron los griegos del segundo período de arte clásico, cuando Lisipo creara sus paradigmáticas Afroditas -injustamente no tan conocidas como la pobrísima copia helenística que hiciera Alexandro de Antioquía, y que el Tiempo tolera como Venus de Milo.

En medio de tales persistencias podrían determinarse tres grandes grupos o direcciones que proyectan el tema:

La sensualidad-sexualidad y el erotismo femenino, su sexo como universo proyectado sobre entorno y contorno.

La espiritualidad-candidez-ingenuidad, la mujer como ser ideal y sensible.

La sobre-socialización de la mujer, o la “mujer orquesta”, como sostén de la familia y de la “nueva” sociedad, esa mujer aparentemente libre que más que conquistar derechos lo que ha hecho es adicionar deberes y competencias a los “ya tradicionales”. 

A ese mágico y complicado ser, frágil como una Venus sin brazos y al mismo tiempo con la increíble fuerza para trascender edades, va dedicado el proyecto UN ANIMAL TREMENDO II.  Para aproximarme a un tema tan denso, complejo y delicado no encuentro otro recurso curatorial más acertado que la interdisciplinariedad. A las particularidades de los discursos de ocho artistas locales de la plástica le homologo, como complemento, varios textos poéticos que encabezan grupos de obras o se maridan con ellas de manera individual. La música incidental y algunas secuencias del cine cubano intentan completar una visión plural.  

La obra de Martha Jiménez, autorreferencial y con un complemento genérico e identitario, coquetea con la visión doméstica y socialmente activa de la mujer, al tiempo que se identifica con la mujer seductora, sensual y erótica. Caridad Hernández  retrata a la mujer sufrida, y atormentada por los tajos de la ausencia. A Jenny H. Carbó le interesa esa conexión cósmica, esos sentidos ocultos de la mujer, incomprensibles para ellas mismas; Jenny concibe metáforas, códigos que intentan descifrar tan densa naturaleza. Oscar R. Lasseria alude a la pureza y a la carnalidad femenina, a su espíritu corpóreo. Semejante visión articula Osvaldo R. Petit, quien otorga un cuerpo de Ceiba, como soporte, al ánima fecunda de la feminidad. Para Gregorio Pérez la mujer es continente de la vida y de la existencia, es como si no solo irradiara en toda dirección, sino que atrajera todo hacia su interior con el misterio de su fuerza centrípeta. Eduardo Castillo se concentra en la sensualidad de su cuerpo, y en la poesía cromática de su aura. Leonardo Barrios la representa como una domadora de los placeres de la carne, como dueña de un animalismo sexual implacable.

 A “Todas estas matronas respetables”, se conjetura hoy desde la UNEAC.

Autor: Pável Alejandro Barrios Sosa

Fuente: Sede de la UNEAC

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.