Sello de Calidad
Portada » articulos » Danza » Los ángeles de Lila

Los ángeles de Lila

Festival Internacional de Ballet de La Habana

A propósito de su feliz regreso a los salones de la segunda compañía de ballet en Cuba, la de Camagüey, conversamos con Lila Martínez, una de las principales artífices y creadoras maîtres de esta notable agrupación que el primero de diciembre cumplirá 45 años.

“Mis estudios parten de la escuela de ballet en la capital camagüeyana, posteriormente en la escuela nacional (antes llamada Cubanacán), y de ahí regreso a Camagüey para luego cursar estudios en al Instituto de Cultura de la ex URSS, “Nadiesna Konstantinova Provskaia” a partir del interés mostrado por Loipa Araújo y Azari Plisetski, quienes presenciaron un montaje de danzas de carácter que yo hice en la Escuela de Camagüey.

“Luego de concluir esta importante etapa de mi vida retorno a la compañía y eso ocurre en el año 1981 a partir del interés mostrado por el Maestro Fernando Alonso, en ese entonces, director general del BC, a quien agradeceré toda mi vida por esa maravillosa oportunidad. Comenzaron entonces mis facetas como maítre y ensayadora por diez años hasta que parto a México por un largo tiempo para regresar en 2010 a Camagüey y con este retorno nuevamente a los salones de esta insigne compañía a la que siempre he querido mucho.

--¿Por qué tan corta la carrera como bailarina y más extensa como maestra?

--Sabes que formo parte de la familia de la inolvidable Vicentina de la Torre, fundadora del Ballet de Camagüey. Parece ser que como sobrina al fin decidí estudiar ballet e impartir clases. Debe ser que esto viene en la sangre y primó más en mí la maestra que la bailarina.

--Desde siempre usted tuvo más inclinación a la docencia con bailarines hombres. ¿Qué particularidad tenían ellos dentro de una compañía de ballet como esta?

--En ellos veo la energía, la fuerza, más retos posibles de cumplir, y no es que tenga nada en contra de dar clases a bailarinas, pero en ellos hay aspectos más difíciles de lograr y sólo con un gran entrenamiento es posible. Esto es parte del pasado, ahora me dedico a la compañía completa y me sigo sintiendo a gusto.

--Cuenta una anécdota de la época, que la entonces bailarina principal, Bárbara García, tenía preferencias por dar las clases que usted impartía a los varones, luego de haber recibido las de ella con otros maestros y entrenadores. ¿Qué de extraño tiene esto para usted…?, ¿qué le hacía a la García buscar un entrenamiento de más rigor ?

--Bárbara tuvo una formación divina en sus primeros años de bailarina, pero el hecho de que quisiera estar en mis clases debe haber sido por su afán de aprender siempre más, mucho más. Es un mérito que no lo puede quitar nadie y que le llevó años posteriores a ser lo que para su público es ella en nuestros días.

--En este regreso de Lila a Camagüey hay una nueva presencia como coreógrafa…

--Es algo que tenía guardadito y no lo descubría. Ahora deseo retribuir al BC el tiempo perdido y deseo hacerlo desde esta óptica como coreógrafa, por supuesto, sin dejar la docencia, esa siempre estará a mi lado y a la disposición de nuestros bailarines.

--¿Proyectos venideros?

--Dos o tres coreografías más.

--¿Del repertorio clásico o moderno?

--Yo diría que un poco más en la tendencia contemporánea.

--Copa de Ángel es uno de los estrenos mundiales que anuncia esta edición del Festival Internacional de Ballet. ¿Qué historia propone con esta obra para el público?

--Me inspiré en el último mundial de fútbol que tanto gozó y disfrutó nuestro pueblo a través de la pequeña pantalla. Copa de Ángel es una coreografía que encierra el trabajo de un equipo de fútbol, acompañados sus integrantes por ángeles que durante gran parte del partido perturban a los jugadores prevaleciendo finalmente la unión de ambos en un objetivo común: la victoria.

--Digamos que esta obra patentiza el lema designado para esta 23 edición: tradición y nuevos caminos…

--Creo que sí. Estoy muy conectada con este lema y de ahí surgió también la idea de estrenar la obra en La Habana, en el festival, ya que es un gran momento de realce para la danza toda en nuestro país.

--¿Agradecimientos?

--Sí, cómo no, al Maestro Chucho Valdés y a Roberto Varela por el derecho de utilizar sus temas musicales en este ballet, y al Festival por esta invitación.

Autor: José Manuel Cordero

Fuente: Adelante Digital

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.