Sello de Calidad
Portada » articulos » Jorge Santos » La UNEAC: ¿qué somos?

La UNEAC: ¿qué somos?

UNEAC

La UNEAC, organización que agrupa a escritores y artistas en nuestro país, está inmersa en su proceso asambleario para analizar el trabajo desarrollado después de su octavo Congreso. En nuestro territorio, corresponde efectuar el examen de lo que hemos hecho en los últimos dos años, hoy sábado 25 de febrero, en el Teatro Avellaneda.

Pero lo que quizás algunas personas desconozcan y se pregunten, es quiénes integran la UNEAC, y qué requisitos hay que cumplir para estar afiliado a ella. Más allá de aceptar los Estatutos y el Reglamento que la rigen, presenta otros requerimientos para militar en sus filas. Y es que sus miembros son artistas y escritores destacados, con una obra sólida y una trayectoria creativa sostenida y representativa de la Cultura cubana, porque su desempeño denota una constancia en el trabajo creativo, y por ello es la vanguardia artística del país; pero, además, debe poseer cualidades morales, humanas y revolucionarias que dignifiquen esa ejecutoria como ser humano y creador.

De igual modo, los miembros de la UNEAC estamos conscientes del compromiso asumido de estar prestos al debate, la reflexión, al análisis de las contingencias políticas, sociales y económicas del país, a defender los puntos de vistas de la Revolución en todo momento y en cualquier circunstancia, así como ser leales y consecuentes con los preceptos revolucionarios, el proteger las conquistas de nuestro Socialismo, estar investidos de una base sólida de conocimientos en materia artística e intelectual, el estar dispuestos a mostrar y exaltar los valores patrióticos, humanos y morales en todos los órdenes, a ser éticos en cada uno de nuestros actos  en  la vida, a tener  una  referencia  histórica   que   se   corresponda   con  la    honestidad    y   el   respecto  a las tradiciones, costumbres y cultura de nuestro pueblo; a ser capaces de garantizar y proteger como si fuera un sólido bastión, los ideales por los que se luchó desde 1868 hasta nuestros días, y a tener presente que no podemos dejarnos permear por tendencias, presunciones, vicios, o por el desmontaje de nuestra historia y, mucho menos, por asumir conductas impropias que lesionen el interés de la Patria. 

Un miembro de la UNEAC es un garante de la Cultura cubana, y por eso busca establecer alianzas con las instituciones del sector para desarrollar su trabajo artístico o intelectual de forma participativa, y que esa relación sea constante y funcione con una dinámica tal capaz fomentar el bienestar cultural de la comunidad, que estimule la lectura, que propicie el arte, y que sensibilice al pueblo con lo mejor y más puro de nuestro universo artístico. 

Y somos, eso sí, un respaldo para la ideología de la Revolución, sin temor a decirlo, sin ocultarlo a nadie; porque así como la Cultura es escudo y espada de la nación, nosotros somos su brazo para defenderla.

Después de las reuniones efectuadas en la Biblioteca Nacional, en el mes de junio de 1961, Fidel pronunció su histórico discurso conocido como Palabras a los Intelectuales, y allí no nos estaba poniendo un dogal para que actuáramos como peones, como vociferan algunos; en cambio, se nos dio la posibilidad de enaltecer la cultura con una labor fecunda y con plena libertad creadora. 

No en balde, Fidel expresó allí: “Pedimos al artista que desarrolle hasta el máximo su esfuerzo creador; queremos crearle al artista y al intelectual las condiciones ideales para su creación porque si estamos creando para el futuro, ¿cómo no vamos a querer lo mejor para los actuales artistas e intelectuales? Estamos pidiendo el máximo desarrollo en favor de la cultura y muy precisamente en función de la Revolución, porque la Revolución significa, precisamente, más cultura y más arte”. 

Eso es, justamente, lo que nos estimula cada día a que nos desempeñemos mejor en nuestras manifestaciones creativas. Ese fue el compromiso que adquirimos con Fidel y con la Revolución, y que respetaremos siempre. Posteriormente, surgimos como organización, la que ha sabido inculcarnos las razones por las que hay que estar al lado del pueblo y de su líder histórico, el Comandante en Jefe Fidel Castro.

La obra cultural de la Revolución es inconmensurable, y cada uno de los afiliados a la UNEAC, estamos a obligados a representarla dignamente. Eso no quita que discrepemos con los dogmatismos, o que no tengamos puntos de vistas diferentes a cómo se debe encauzar un determinado aspecto que incide en la vida diaria de la sociedad, a que discutamos todo lo que deba ser discutido, a que no aceptemos todas las decisiones de forma unánime y, mucho menos, que vayamos a comulgar con la chabacanería y el mal gusto. 

Pero una cosa sí queda clara: estamos al lado de la Revolución incondicionalmente. Eso es ser miembro de la UNEAC, tener ante todo responsabilidad intelectual en todos nuestros actos y ser partícipe de la obra de la Revolución que se construye con limitaciones, bloqueo, amenazas, y no pocas trabas impuestas por una mentalidad retrógrada que impera en muchas ocasiones. Es decir, los miembros de la UNEAC asumimos en toda las extensión de la palabra el Concepto de Revolución  que nos legara Fidel.  

*El autor es un ensayista cubano, con varios libros publicados. Miembro de la UNEAC.

Autor: Jorge Santos Caballero

Fuente: UNEAC Camagüey

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.