Sello de Calidad
Portada » articulos » Generales » La lluvia de un hombre bueno

La lluvia de un hombre bueno

La lluvia de un hombre bueno

Hay tranquilidad en las calles y aquí se anda con ecuanimidad, porque la muerte física anoche de Fidel Castro ha estremecido a su pueblo, el mismo pueblo que lleva ese dolor adentro, mas en vida lo alzó de sí mismo como uno de sus grandes símbolos.

En medio de la conmoción, Adelante digital ha compartido con varios camagüeyanos, coincidentes al asumir la noticia como la reafirmación del sentido de la fidelidad, el compromiso, la libertad, la solidaridad, el antimperialismo, la dignidad y la humanidad, aprehendidos del Comandante en Jefe.

“Fidel me inspira confianza, fe, optimismo. Este funesto acontecimiento debe hacernos más fuertes, más solidarios, más revolucionarios, más fidelistas. Debemos estar muy unidos. La unidad siempre ha sido la fortaleza de la Revolución. ¡VIVA POR SIEMPRE NUESTRO INVICTO COMANDANTE EN JEFE, FIDEL CASTRO RUZ!”, afirmó el joven promotor Yunielkis Naranjo Guerra, presidente de la filial de la Asociación Hermanos Saíz en esta provincia.

LA MUERTE Y LA LLUVIA

La ciudad de Camagüey amaneció gris, ha lloviznado, y desde una lectura simbólica eso entronca con el viejo decir popular de que cuando alguien muere, si llueve significa que era persona buena.

“Una vez más la tradición oral vence porque Fidel es el mundo y de todos los que no tienen nada, es más que un símbolo, una voz y un corazón que jamás dejará de latir mientras existan injusticias en el mundo”, dijo la profesora e investigadora Ángela María Benítez Quevedo.

Premio Memoria Viva 2016 por su atención a expresiones de la cultura regional valoró la magnitud del Líder Histórico de la Revolución Cubana: “Estamos ante un fundador innegablemente, y que cabe entre los grandes imprescindibles. Su obra toda es nuestro patrimonio más recientes, más completo porque los contiene a todos y al pueblo”.

DE NAMIBIA A CAMAGÜEY

No solo los camagüeyanos que están en Cuba han comunicado sus sentimientos profundos, por eso nos contactó con urgencia Yesleny Hernández, cirujana maxilofacial de misión en Namibia.

“Estoy muy triste. He llorado mucho. Pronto nos reuniremos para rendirle honores desde aquí. Seguirá siendo mi líder, mi guía, mi ejemplo”, contó la nuevitera de 37 años de edad a través de su cuenta de Facebook.

Esta profesora asistente de la Universidad Médica de Camagüey tiene muchas razones de orgullo por Fidel Castro: “Yo lo vi de cerca dos veces. Me dio mi título cuando me gradué de médico en el 2002. Adoraba a los médicos. Muy capaz e inteligente. El mejor. Los médicos cubanos estamos muy sólidos con su pérdida".

Autor: Yanetsy León González

Fuente: Adelante Digital

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.