Sello de Calidad
Portada » articulos » Patrimonio » El Padre Olallo: camagüeyano por adopción

El Padre Olallo: camagüeyano por adopción

Padre Olallo

En abril de 1835 llegó a Camagüey -antiguamente llamada Santa María del Puerto del Príncipe- fray José Olallo Valdés, junto con los frailes José de la Luz Valdés, José Escobedo, Agustín González y José Saldívar, quienes vivían conjuntamente con una comunidad de franciscanos entre los que se encontraba José de la Cruz Espí, predicador apostólico que había llegado a esta ciudad en 1813, procedente de Trinidad.

El Padre Olallo fue expósito de la Casa Cuna habanera y hermano de la Orden de San Juan de Dios. Vivió en el Hospital del mismo nombre desde la edad de quince años, cuando arribó a Camagüey procedente de la Habana. Todos lo identificaban como el "padre Olallo", pues aunque no era cura vestía hábito por pertenecer a la orden de los jerónimos.

Hombre caritativo y muy humano, dedicó toda su vida al cuidado de los enfermos y pobres de la ciudad, por lo que mereció el respeto y la consideración de todos en la villa.

El padre Olallo limpió y vistió el cadáver del Mayor General Ignacio Agramonte, líder de las tropas insurrectas que luchaban contra el colonialismo español durante la guerra de los diez años, quien, luego de su caída en combate, fue llevado hasta la Plaza de San Juan de Dios.

El cuerpo de Agramonte fue expuesto durante algunas horas en un lugar del hospital donde ahora existe un pequeño monumento. Posteriormente fue llevado al cementerio general, quemado y esparcidas sus cenizas.

Actualmente, los restos de Padre Olallo descansan en una urna en la iglesia de San Juan de Dios. Su canonización se solicitó al papa Juan Pablo II durante su visita a la ciudad el 25 de enero de 1998 y será realizada en el 2008.

Anécdotas del Padre Olallo:

René Ibáñez Varona cuenta la siguiente versión de una anécdota del padre Olallo: durante la Guerra de los Diez Años: "Al amanecer del día 12 de mayo de 1873, una columna española se detiene en la plaza del Hospital de San Juan de Dios, para dejar algunos heridos, y a la vez trae un cadáver atravesado y amarrado sobre el lomo de una bestia, que por los documentos que se le han ocupado en una cartuchera creen que es el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz. Dos soldados desamarran las sogas y casi dejan caer al suelo el jinete inerte(.....)

Expuesto a la vista de todos los vecinos y curiosos ha quedado en el suelo, hasta que la bondad cristianísima de Fray Olallo Valdés facilita una camilla y es llevado por dos esclavos al interior del hospital para su identificación(....). Pero como el cadáver estaba con el rostro ensangrentado y algo enlodado de la tierra de Jimaguayú, fray Olallo extrajo un pañuelo de su bolsillo y limpió el rostro al patriota inmaculado".

"La suerte determinó que el padre José Olallo Valdés fuera de los pocos cubanos que tuvieron acceso al cadáver de El Mayor, así como Esteban del Castillo y Varona, empleado del hospital, que pudo cortar unos mechones de los largos cabellos del héroe y los hizo llegar a doña Filomena Loynaz, Amalia Simoni y Ángela del Castillo. Precisamente esta última mostró a José Martí dicha reliquia".

El padre Olallo murió a las 9 de la noche del 7 de marzo de 1889. La ciudad de Puerto Príncipe siente por él una veneración extraordinaria. A partir de su muerte los hermanos de San Juan de Dios ya no prestaron más servicios en Cuba. La partida eclesiástica de defunción del 8 de marzo de 1889 está registrada en el Libro 13 de Defunciones de Blancos, en el folio 21, partida 120, Parroquia Mayor de Camagüey; el certificado de defunción civil está en el tomo XIII folio 113, inscripción número 3221 y la constancia de enterramiento está en el tomo I, Bóveda 49, Nicho 3, del 10 de marzo de 1889.

Iglesia y Convento-Hospital San Juan de Dios:

El Convento Hospital de San Juan de Dios, con su correspondiente iglesia, en cuyo altar mayor se encuentra la Santísima Trinidad con figura humana del Espíritu Santo, que es la única en Cuba y la segunda en Hispanoamérica. Su entorno lo constituye la Plaza de San Juan de Dios. Las primeras noticias de la iglesia y convento de San Juan de Dios datan de 1687 y 1692 en documentos relacionados con enterramientos que hablan de la ermita de San Juan de Dios o de Nuestra Señora de la Asunción respectivamente. En mayo de 1731 el prior del hospital habanero de San Juan de Dios, Joseph Díaz Ponte, reconoció ser fundador del convento hospital de Nuestra Señora de la Asunción de la villa de Puerto Príncipe, con lo cual queda probada la denominación de la iglesia. Se ubica en la Plaza de San Juan de Dios.

Se presume que las obras de construcción o mejoras del hospital de San Juan de Dios debieron comenzar en 1700. De esta fecha se tienen referencias de obras de carpintería, como una tarima y ventana. En 1728 este hospital- único para hombres en el interior de la Isla -, comenzó a prestar servicios.

La construcción del templo actual comenzó en 1736 y en 1755 ya estaba concluida. Para esta fecha el obispo dejó oficialmente formalizada la orden hospitalaria de San Juan de Dios, independientemente de que muchos miembros de la misma radicaban en la villa desde finales del siglo XVII.

El templo de San Juan de Dios es uninave. Conserva el antiguo ambiente enfatizado por el piso de ladrillos, techo de armadura de madera y tejas de barro, y los retablos de madera.

Su fachada principal fue modificada entre los años 1847-1848 al ser reconstruida su torre lateral, esta vez a eje con su única puerta principal, lo cual la dotó de una marcada simetría. La torre está formada por cuatro cuerpos y rematada por una pequeña cúpula semicircular. Solo en los extremos presenta pilastras adosadas rematadas con un pequeño volumen rectangular terminado en pirámide, composición que se repite en lo alto de la torre.

El segundo nivel de dicha torre y remate de la fachada está flanqueado por dos aletones curvos, y en su centro presenta un eje de simetría enfatizado por un pequeño óculo elíptico, el acceso principal, la mayor de las ventanas, el vano que sostiene la campana y el pequeño vano de medio punto que lo corona.

Se le atribuye un tímido barroquismo por el movimiento de los cuerpos entrantes y salientes de su portada, molduras curvas de los sencillos aletones y el óculo elíptico, así como la influencia de lo hispano mudéjar en el techo de armadura de par y nudillo con tirantes y cuadrales pareados que lo cubren.

Su portada lateral también presenta el antiguo esquema de composición del siglo XVIII con indicios de que pudo haber sido reconstruida en el siglo XIX, caracterizado por un pórtico de frontón triangular con un nicho en su interior y remates en los vértices.

En su interior pueden observarse cinco altares con retablos de madera y esculturas. En el altar mayor destaca una representación antropomórfica de la Santísima Trinidad realizada en madera preciosa.

Bajo el piso de su altar mayor permanecen los restos mortales de sus benefactores Gaspar Alonso Betancourt Cisneros y su esposa Angela A. Hidalgo Agramonte, al igual que la señora María de la Trinidad Cisneros conocida como la Capitana o la Coronela debido a la graduación militar de su esposo, la cual hizo donación en 1792 de la interesante imagen de la Santísima Trinidad que preside el altar mayor del templo.

El patio conventual es muy agradable. Presenta galerías formadas por una arquería de medio punto en planta baja y arquería carpanel en planta alta, con entrepisos de madera y cubierta por un techo de madera y tejas criollas, que culmina con el tradicional alero de tornapunta.

Un significativo hecho histórico tuvo lugar en este antiguo conjunto el 12 de mayo de 1873, al ser asistido en la galería de la planta baja del convento el cadáver del camagüeyano Ignacio Agramonte y Loynaz, Mayor General del Ejército Libertador cubano luego de ser depositado por las tropas españolas en dicho sitio. El sacerdote Manuel Martínez Saltage y "el Padre Olallo" de los hermanos hospitalarios de la orden de los juaninos, asistieron y limpiaron el rostro de tan venerado patriota, al cual se le rindieron honores póstumos en el interior del convento antes de ser llevado a quemar.

En el año 1987 fue rehabilitado el Convento-Hospital por la arquitecta María Herminia Olivera Hernández y 7 años más tarde, en el 2004 se restaura la iglesia a cargo del ingeniero Miguel Avalos Maciá.

Actualmente, después de albergar varias funciones, en el ex-hospital radican el Centro Provincial de Patrimonio del Ministerio de Cultura y el Centro de Estudios de Conservación de Centros Históricos y Patrimonio Edificado de la Universidad de Camagüey.

Orden de San Juan de Dios:

Desde 1547, el hermano Juan Ciudad se ocupaba de atender enfermos en un hospital en la calle Lucena en Granada; a él se unieron Antón Martín, Pedro Velazco, Simón de Ávila y Dominico Peola, posteriormente se unió a ellos Rodrigo Sigüeza, que fue el que obtuvo de Pío V, el Breve Salvatoris Nostri (8 de marzo de 1571) y la Bula Licetea Debito (fechada el 1 de enero de 1572 por la que se erigió en Congregación Religiosa- Hospitalaria al grupo de Hermanos de San Juan de Dios).

Según el historiador Mario del Pino y de la Vega:

"La vez anterior que los frailes juaninos estuvieron en La Habana (1578-1579), habían regido la pequeña hospitalidad de San Juan de Letrán, junto al Convento de Santo Domingo y tuvieron que abandonar la Isla por carecer de permiso Real para su estadía en ella. La segunda vez volvieron con Real Cédula fechada el 1 de agosto de 1602 y solicitaron emplearse en el recién construido Hospital de San Felipe y Santiago, después Hospital de San Juan de Dios".

La aprobación de la entrega del edificio y huerta se realizó el 29 de septiembre de 1603, y se hizo efectiva el 14 de octubre de 1603. Los cuatro primeros hermanos que tomaron posesión del hospital de La Habana fueron los frailes: Diego de la Fuente, Andrés Alcaraz, Gonzalo González y Andrés de la Paz.

Con la llegada de estos religiosos se inició la asistencia de enfermería en los hospitales, pues estos hermanos tenían preparación para cuidar enfermos.

Los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios trabajaron en distintos hospitales que llevaban este nombre; el de Puerto Príncipe fue el más reconocido.

Información tomada de

http://www.pprincipe.cult.cu

http://gsdl.bvs.sld.cu

http://www.camaguey.cu

Autor: Recopilación de varias fuentes de información

Fuente: Internet

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.