Sello de Calidad
Portada » articulos » Literatura » Patrimonio » El Martí de Roberto Estrada

El Martí de Roberto Estrada

Parque José Martí, foto:  Orlando Durán Hernández

Una arista más humana del Héroe Nacional cubano, desde la educación, propone el escultor camagüeyano Roberto Estrada en el conjunto que se colocó en el céntrico Parque Martí, de esta ciudad, hace hoy catorce años.

Como la “competencia” estaba difícil por las edificaciones del entorno, la iglesia, el policlínico y la escuela, no tenía sentido hacer una obra más monumental, según argumenta el mismo Estrada, y con los criterios de arquitectos de la Oficina del Historiador pudieron determinarse las dimensiones indicadas (entre 1,70 y 1,80 metros de altura, aproximadamente).

“En el lugar hay un ambiente estudiantil, se conoce también como Plaza de la Juventud, y cerca de allí vivió su hijo José Francisco. Por eso quise reflejar esa imagen nueva de Martí, no solo como prócer, como líder del Partido Revolucionario Cubano, sino en su labor con los más pequeños.

“El niño que lo acompaña no tiene el vestuario de una época específica, sino que es más bien intemporal. Todo el trabajo requirió también del asesoramiento de historiadores como Fernando Crespo y otras personas”.

Más que en los detalles para lograr un retrato único del Apóstol, el artista confiesa haberse enfocado en la significación del conjunto, su composición, su concepto. Como escultor al fin, aunque dibujó las primeras ideas, inmediatamente comenzó a trabajar el boceto “ya en tres dimensiones, para ir viendo los espacios”.

“Después me fui a La Habana, donde se había contactado con una empresa cubano - española para hacer la fundición en una resina de mármol”. Al llegar, a Estrada le mostraron el material —que contenía polvo de alabastro— y le hablaron con certeza de una durabilidad (aparente) que no pudo resistir los años y el clima. (En 2 012 se colocó en el parque la pieza que se fundió en bronce en Santiago de Cuba, sin alterar la idea original).

“Esos días casi no dormí, trabajamos mucho, hasta que el 27 de enero (2 005) entré a Camagüey con la estatua. Tuvimos todos los cuidados para el traslado en la camioneta Mitsubishi de la Oficina. Venía protegida con colchonetas de goma, precinta y mucho papel. Eusebio Leal prestó muchísima atención a todo ese proceso, tanto que el día 31 nos sorprendió aquí en la ciudad para la inauguración oficial.

“El conjunto se terminó de colocar el 28, como a las dos de la tarde. Había mucha gente, y todos aplaudían. En detalles podría haber quedado mejor, pero el pueblo lo agradeció”.

Autor: Malena Alvarez Julín

Fuente: Adelante Digital

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.