Sello de Calidad
Portada » articulos » Jorge Santos » El Fidelio, sí, por dentro

El Fidelio, sí, por dentro

Premio del Salón Fidelio Ponce

El 30 Salón Fidelio ha concluido después de unos días de ajetreos, no pocos sustos y los avatares climatológicos. Trajo, no obstante, varias incógnitas, algunas sorpresas y no pocos errores.

Las incógnitas eran numerosas, pero citaremos dos o tres, y se enmarcaban en diferentes dimensiones. Una de ellas, se centraba en cómo se iban a celebrar los treinta años de un evento que tiene una historia, y que ha reunido en esos años a lo mejor de las artes plásticas en el territorio. Claro está, sus etapas evolutivas han tenido momento sinusoidales en la calidad de las obras de los expositores, y ello puso en riesgo no solo la calidad del mismo, sino que no faltaron voces que comenzaron a considerar que, por ese motivo, debía finiquitar el evento como tal. 

Ahora bien, en esta oportunidad concursaran más de treinta y dos artistas con unas 42 obras, en una demostración que el evento no está languideciendo, aunque sí urge redimensionarlo en algunos aspectos. Vale destacar, por otro lado, la participación de artistas de la vanguardia, egresados de la Academia, instructores de artes y autodidactas, y ello reafirma que el evento tiene capacidad de convocatoria, que no está en crisis degenerativa. 

Otra incógnita descansaba en la manera en que se diseñó el evento competitivo, que incluía una obra ubicada en otra sede distante de la Galería República 289 y ajena a la urdimbre del certamen, y ello creó cierto desconcierto en cuanto a una organización plausible. Y otra incógnita más, resultó ser el de los llamados proyectos curatoriales (aceptado uno solamente para concursar). 

En estos se manifestaba una tendencia de descuido organizativo, y hasta de espontaneidad en el objetivo   trazado   para   cada   curador,   al  revelar en ciertos casos que habían sido concebidos con el interés de participar por parte de quien los  imaginó, pero solo con el fin de llamar la atención del público, más allá de tomar en cuenta la anuencia de determinado exponente a ser involucrado, lo que prueba una suerte de voluntarismo por sobresalir poco serio e insensato.

Entre las sorpresas, merece destacarse que el Fidelio hizo hincapié en reafirmar su certidumbre de estar al tanto (hasta donde se puede) del arte contemporáneo. Para este comentarista, la versión es digna y fue muy superior a las tres últimas citas efectuadas. Creo que hubo un trabajo de admisión serio, y se tuvo la certeza organizacional del grado de compromiso adquirido en el marco de las artes visuales del país. Y empeño tiene un premio: el Fidelio cubrió las expectativas.  

Mención aparte resultó el evento teórico que, pese a no contar con los invitados de la capital, tuvo una solidez y un grado reflexión elevado, amén del sentido de responsabilidad intelectual y de enseñanza llevado a cabo por los disertantes, propiciando un diálogo cultural e intergeneracional ameno y franco. 

En este sentido, fue muy atinado el haber escogido el Circuito para la Exhibición, Desarrollo e Investigaciones de los Nuevos Medios para que sirviera de sede de este segmento del Fidelio, pues con independencia de la atención esmerada y exquisita prestada por los compañeros de esa institución para el desenvolvimiento de la actividad teórica, contribuyeron con una muestra  de obras de participantes en ediciones del FIVAC, que fue de excelente factura y gozó de aceptación de los espectadores. 

Errores puede haber, en todos los certámenes los hay, pero el principal en este fue la manera en que se suplió la integración del jurado central del evento, seleccionado para cubrir fallos de personas que no asistieron, o que se negaron a formar parte del mismo, lo que arrojó una improvisación que demerita la labor de los organizadores por una falta total de seriedad. 

En eventos como este, debe que tenerse una reserva seleccionada y convenida para esa gestión, sin importar que no sea del agrado del Consejo, o de alguien en particular. Se tiene que ser serio en ese trabajo, si se quiere ser respetado. Por tanto, una decisión como la tomada puede echar por tierra un esfuerzo institucional, y eso no es correcto en ningún sentido.      

*El autor es un ensayista cubano, autor de varios libros y miembro de la UNEAC.

Autor: Jorge Santos Caballero*

Fuente: Sede de la UNEAC

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (1 EN TOTAL)
Enviado por Alfredo Fuentes Fernández (no verificado) el Mié, 2017-11-01 20:01.

No parece adecuado la replicación de este seudo-artículo periodístico, publicado en las páginas del periódico Adelante de nuestra provincia. Amen de la "oscuridad" de la que hace gala para intentar exponer sus muy personales ideas, sobre lo que el autor cree que debió y debe ser el salón Fidelio Ponce, el artículo es una flagrante falta de respeto al Colectivo del CPAP, al Comité Organizador del Fidelio Ponce, a los curadores y artistas que propusieron sus proyectos a consideración del público y la crítica especializada y especialmente con los jurados que tuvieron a bien ejercer esa encomienda. Usted participó durante todo el evento y conoce acerca de la realidad vivida en el mismo.

Más bien este amago de pseudo-periodismo crítico (amago porque ni siquiera llega desde esa postura a cuajar en algun atisbo de solidez de conceptos) parece todo un reflejo de los mismos problemas que el autor en su posición de escritor, ensayista, crítico, jurista, editor, compilador, investigador, historiador, conformador de peñas, promotor, etc., etc., y un larguísimo ETC., hasta lo insaciable, arrastra tras sí en ese afán de sobresalir (él sí, ¡Y MUCHO!).

Próximamente El Consejo hará público sus descargos a tamaña ignominia periodística través de las mismas páginas de dicho semanario. Y también haremos fuerte réplicas a modo personal en las redes sociales y cajas de comentarios de la edición digital, si es que son publicados, claro está.

Esperamos que nuestras peticiones sean escuchadas. Por supuesto si usted lo llegó a replicar en la página de Facebook del CPAP, este será retirado. Gracias.


Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.