Sello de Calidad
Portada » articulos » Teatro » Chocolatiqui: Carcajadas con el corazón

Chocolatiqui: Carcajadas con el corazón

Chocolatiqui, foto: Agencia Cubana de Noticias

Con Reinier Elizarde Valier no pasa lo que en el cuento de Mario Benedetti, donde la boca cansada y triste de un payaso de circo ambulante trastocó el ansia profunda de un niño por conocer esa figura, en el vacío de la decepción de no encontrar risa bajo los artificiales y exagerados labios rojos.

Al contrario de aquel pobre juglar arrabalero, Chocolatiqui tiene una sonrisa muy amplia y verdadera, encima de la cual la máscara de colores vivos con que se pinta para hacer juego con su vestuario, parece solo un simple protocolo a cumplir por su oficio de payaso.

A Reinier el altruismo lo lleva hasta la sala de Oncología y Hematología del hospital pediátrico de la provincia, y se pone el traje colorido, y la roja nariz de "Chocolatiqui".
Él no para de reír, de oreja a oreja, ni cuando se quita el traje, porque Reinier es de esas personas que se sacan –y te sacan- carcajadas del corazón.

En el año 2002, recién graduado como técnico medio en Veterinaria, a este camagüeyano nunca, nunca –enfatiza- le había pasado por la cabeza que podía ser actor, pero hasta la Ciénaga de Zapata, en la provincia de Matanzas, y por embullo de una amiga, se fue a hacer una audición para el grupo Korimakao.

Por ello le sorprendió tanto que fuera el único aprobado en esa presentación, y aunque estuvo muy poco tiempo con la tropa dirigida por el eminente actor Manuel Porto, entrar al mundo del arte por la puerta de ese prestigioso proyecto de cultura comunitaria le inculcó valores que aún hoy profesa.

Su nombre artístico se lo debe a otra colega que lo involucró en el oficio; tiene que ver con su piel negra y con un tono infantil para conectarlo con su público principal, amante además de esa golosina. Juntos, Chocolatiqui y Vainillita empezaron animando cumpleaños.

“Fue una idea de mi amiga cuando ambos trabajábamos como actores en una casa de cultura, para ganar un dinero extra, pero ‘Vainillita’ salió embarazada y no continuamos el dúo, sin embargo yo seguí, y pasé mucho tiempo como aficionado dando vida a Chocolatiqui”, cuenta Reinier.

Actualmente, ya profesionalizado e integrante del proyecto SirClown, muy reconocido en esta provincia, confiesa sentirse cómodo con el sustento que le aporta su trabajo, pues el oficio de payaso está bien comercializado, pero no es en el dinero o en los premios donde encuentra su máxima realización.

El éxito para él está en momentos como los vividos con el proyecto Golpe a golpe, de la Asociación Hermanos Saíz, con el cual visitó comunidades tan intrincadas donde sus habitantes nunca habían visto un payaso en vivo, y los niños lo tocaban y decían: “Es real, el payaso es real”.

Para Reinier el éxito está en momentos como los vividos con el proyecto Golpe a golpe, de la Asociación Hermanos Saíz
También en su gira reciente por Suiza, invitado por la organización no gubernamental Camaquito, con sede en Camagüey, y donde venció el reto de conectar con un público tan distinto y lejano al habitual, y logró hacerlo disfrutar de un cumpleaños “a lo cubano”, con piñata incluida.

O en las veces que el altruismo lo lleva hasta la sala de Oncología y Hematología del hospital pediátrico de la provincia, y solo cuando se pone otra vez el traje colorido y la roja nariz de Chocolatiqui, se rompe el nudo de lágrimas que provoca en Reinier Elizarde la salud resquebrajada de esos pequeños.

Esa sensibilidad constituye la esencia de Chocolatiqui, quien cuida su imagen de payaso como los magos a los secretos de sus trucos, para que en los niños se extienda la inocencia y cada vez que salga a escena con su sonrisa gigante, sacarles carcajadas a puro corazón.

Autor: Lianet Leandro López

Fuente: Agencia Cubana de Noticias

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.