Sello de Calidad
Portada » articulos » Patrimonio » Casa Natal de Finlay, patrimonio del Camagüey

Casa Natal de Finlay, patrimonio del Camagüey

Casa Natal de Finlay

En el centro histórico de la capital camagüeyana hay una breve vía, nombrada en los inicios de su existencia como Callejón del Cañón y después -definitivamente- Callejón de Finlay. Allí, en el inmueble marcado con el número 15, se develó el 3 de diciembre de 1934 una tarja, que acreditaba -erróneamente- su carácter de casa natal de Carlos J. Finlay Barrés.

Después la confusión cedió ante la verdad: el eminente científico, descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, vio la luz primera -el 3 de diciembre de 1833- en la calle del Cristo No. 4, marcada actualmente con No.5.

No obstante, el Callejón de Finlay sigue llamándose así, aunque las razones que motivaron esa designación, desaparecieron por el poder incuestionable de la certeza histórica.

Esta arroja razones suficientes para la afirmación, entre ellas el hecho de que el nacimiento del niño quedara anotado en la actual Iglesia Catedral, apenas a unos metros de la hermosa casona colonial. En aquella época era costumbre el asentamiento de los nacimientos y posterior bautizo en las sedes eclesiásticas más cercanas a los alumbramientos. Existen también otros escritos -incluso publicados- que corroboran la autenticidad de ese hecho.

La casa natal de quien después se convertiría en un eminente científico a escala internacional, responde a los cánones constructivos en el Puerto Príncipe de finales del siglo XVIII.

Convertida en Museo, no es sólo un inmueble cuyo único destino señala el acopio de sucedidos relacionados con el sabio o el recibimiento de personas procedentes de diferentes puntos del planeta: también trata de transmitir ese halo de evocación y de humanidad que posibilita un mayor acercamiento a sus esencias.

Constituye otro ejemplo de la devoción agramontina por sus valores patrimoniales más queridos. Es una institución perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey. Lleva en sí la expresión de la voluntad de perpetuar la memoria de un hijo dilecto de la región, mediante la utilidad que su ejemplo brinda. Ese inmueble deviene centro científico y cultural, que acoge y desarrolla diferentes acciones de corte comunitario. Allí radica el Consejo Asesor Provincial de Salud, un importante agente en el desarrollo de la ciencia.

Recorrer esa casona es como llenarse de historia. Cuenta con una Sala Memorial, donde el visitante puede acceder a todos los pormenores de la vida y de la obra del eminente médico cubano. También posee un Centro de Documentación y de información, puesto al servicio de quienes precisen de sus entregas.

Allí se posibilitan visitas dirigidas y especializadas. También tienen lugar presentaciones de textos científicos y técnicos; imparticiones de conferencias y realizaciones de jornadas con la Salud Pública como principal protagonista; cine-debates con filmes de corte científico, médicos y de causas humanitarias, además de homenajes a especialistas que brindan su talento al mejoramiento de la calidad de vida de sus semejantes.

Esta sede es un fiel ejemplo de la utilidad, puesta al servicio del bien común… práctica de la cual fue un fecundo ejemplo quien allí naciera para orgullo de los camagüeyanos: Carlos J. Finlay.

Autor: Yolanda Ferrera Sosa

Fuente: Radio Cadena Agramonte

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.