Sello de Calidad
Portada » articulos » Patrimonio » Camagüey al rescate de la historia del ferrocarril

Camagüey al rescate de la historia del ferrocarril

Museo del Ferrocarril, foto: Prensa Latina

La historia del ferrocarril en esta región centro-oriental cubana se remonta a la primera mitad del siglo XIX, cuando el trayecto Puerto Príncipe a Nuevitas se convirtió en el séptimo del país, gracias a Gaspar Betancourt Cisneros.

Los esfuerzos del poderoso hacendado, conocido como El Lugareño, incorporaron a Camagüey al novedoso movimiento transportista en Cuba; el 5 de abril de 1846 la localidad de Nuevitas, donde radicó en 1514 la Villa Santa María del Puerto del Príncipe, acogió el primer tramo.

Para el cuarto mes del año inicial de la pasada centuria, la empresa norteamericana The Cuban Company se inscribía como la única operaria en la región; el 8 de diciembre de 1902 con la inversión del canadiense William Van Horne, llegaba el Ferrocarril central a la ciudad de Camagüey.

Con la anuencia del Ayuntamiento en 1924, el auge de la vía férrea camagüeyana prosperó con la modernización de la estación central, donde lucía un local especial para relojes que actualizaban el horario de los transeúntes.

El consecuente crecimiento de la infraestructura operacional del ferrocarril en Camagüey trajo aparejada una mayor entrada de mercancías; mientras que los capitalistas del momento se encargaron de realzar la ciudad como resultado de su prosperidad económica.

El movimiento de trabajadores y viajantes, que provocó desarrollo comercial, permitió también la proliferación de restaurantes, hoteles y bares e, incluso, el florecer de barrios donde se radicaron los empresarios y trabajadores vinculados a la actividad ferroviaria.

El paso de los años y la caída en las últimas décadas del tránsito de pasajeros por tren, trajo el debilitamiento paulatino de una cultura ferroviaria integral en Cuba, que se remonta a 1837 con la inauguración de la vía Habana-Bejucal.

Para su recate, importantes instituciones procuran el resurgir del sector; y con el propósito de salvaguardar el legado patrimonial del ferrocarril, la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey (OHCC) desarrolla en la actualidad uno de los proyectos más importantes de la región: el Museo Ferroviario.

Este cronograma urbano, dinamizador, comenzó en el 2016, cuenta con tres fases constructivas; y se extiende como intervención de obres con un alcance integrador para la transformación del actual panorama, comprometido con el entorno de la ciudad.

Ubicado en las proximidades del Centro Histórico, declarado por la Unesco, Patrimonio Cultural de la Humanidad, el nuevo Museo Ferroviario hoy asume la exposición de dos de las más antiguas locomotoras del país, con fecha de fabricación de 1882 y 1890.

Ailén Marín, principal proyectista de la OHCC, explicó que 'con la muestra de las máquinas Senado y Lugareño, se da el paso inicial para continuar con un programa que contará además con la apertura de un parque temático relacionado con la historia del ferrocarril en Camagüey'.

La especialista declaró en exclusiva a Prensa Latina que esta aspiración tiene como objetivo divulgar la influencia histórica y cultural que tuvo el ferrocarril en la región.

Con la operación constructiva se rescatan valiosos exponentes arquitectónicos, documental e industrial; un accionar contribuye a su vez a la preservación del patrimonio intangible de la ciudad.

La nueva estación de ferrocarril estará compuesta por salas de museo y círculos de interés cultural, guiados por especialistas e historiadores; e incluso espacios arrendados a artistas, artesanos y ceramistas.

En tanto la planta alta acogerá el Archivo Histórico del Ferrocarril, que exhibirá materiales relacionados con el curso de este sector en sus diversas etapas, hasta la actualidad.

La OHCC pretende, más allá del mejoramiento de la imagen urbana, lograr un cambio de postura social y cultural en la comunidad colindante, propiciar un mejor nivel de vida y mejorar la funcionalidad del patrimonio arquitectónico de la zona.

Se prevé que la explotación del área beneficie la economía de la región, pues en el cronograma se incluye la remodelación del Hotel Plaza, una de las instalaciones más importantes para el turismo de ciudad, modalidad en evolución en Camagüey.

Calles y recintos cercanos se integran así en función de servicios y acciones comerciales que tendrán también una propuesta de bulevar, y espacios para gastronomía y hospedaje, con la presencia de emergentes formas de gestión económica.

Los proyectistas también incluyeron la rehabilitación de inmuebles, reconversión de edificios, y cambio de usos de locales y almacenes, todo en función de una zona que divide el tránsito de norte a sur en la provincia.

Sobrias líneas art decó definen un conjunto que deviene símbolo de la ciudad; y, por tal razón, el interés por rehabilitar el funcionamiento del ferrocarril se convierte hoy en prioridad para el rescate de la cultura, tradición e identidad de una villa con más de medio milenio de historia.

Autor: Fidel Alejandro Manzanares

Fuente: Prensa Latina

Contenidos Relacionados

COMENTARIOS (0 EN TOTAL)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Entre los caracteres que ve en la imagen.